Relevamiento de la obra del arquitecto Carlos Nordmann para esta red de preservacion y difusion patrimonial de los profesionales que actuaron entre los años 1880 a 1930.
Autor:Fabio Perlin
Contacto:archivoperlin@gmail.com

lunes, 14 de junio de 2010

Arquitecto Carlos Nordmann / C.A.B.A / Av.Del Libertador 2075 / Residencia para la Familia Salas (1912) / Embajada de España / MODIFICADA

Archivo Diario La Nación

Residencia Salas / Embajada de España

El edificio que fue originalmente concebido para la familia Salas se contaba entre los primeros realizados en el Barrio de Palermo Chico, trazado por el paisajista francés Charles Thays. Fue proyectado hacia el año 1912 por el arquitecto alemán Carlos Nordmann, formado en la Ecole des Beaux Arts de París y con destacada actuación en el campo de la arquitectura privada porteña. Su configuración era una heterodoxa mezcla de "hôtel particulier" con edificio de departamentos y su aspecto exterior recordaba la volumetría característica de las equinas del tejido urbano de la belle époque con modeladas fachadas, recortadas mansardas y un pabellón circular rematado por una ornamentada cúpula en el ángulo. Buscaba así el arquitecto Nordmann satisfacer necesidades funcionales y de imagen formal pero también intentaba adaptarse al nuevo medio urbano propuesto por el barrio parque y definir con nitidez su "proa" sobre el gran espacio verde que se abre entre el borde de la calle Tagle y la Recoleta. A mediados de la década del veinte la propiedad fue adquirida por el gobierno de España para sede de su embajada en la capital argentina. La arquitectura del edificio fue entonces modificada por el proyecto de remodelación llevado a cabo por el estudio de los arquitectos Aranda y Repetto, responsables de importantes obras como el teatro Cervantes. Estos trabajos depuraron las líneas exteriores e interiores transformando el primigenio estilo "Beaux Arts" de heterodoxos toques germánicos en una versión cuidada de clasicismo dieciochesco francés que hizo escuela en Buenos Aires.


En los interiores, los salones fueron remodelados dentro de un sobrio estilo Luis XVI y decorados con pinturas de museo que realzan el conjunto de arquitectura y mobiliario. Las obras proceden del Prado, entre ellas se destaca un elegante retrato de doña Bárbara de Braganza, esposa de Fernando VI, y un óleo del Niño Jesús dormido sobre la cruz , de la mística escuela de Bartolomé Murillo.

La decoración de las fachadas fue simplicada con reducción de herrería artística. Sin embargo, el tono final tiene algo de hispánico, de borbónico español, al que contribuye el motivo escultórico con figuras y escudo que corona la rotonda de la esquina a la manera de peinetón plateresco.

Por Fabio Grementieri
Para LA NACION

El autor es arquitecto y especialista en patrimonio urbano de Buenos nos Aires.



Vista actual

4 comentarios:

Alejandro Machado dijo...

Desconocía que era de Nordmann! que dato, la vi mil veces y me sorprendió que mirase para ese lado...

Anónimo dijo...

¿La fotografia antigua es de antes o despues que fuera la embajada de españa?
Porque segun la descripcion era diferente a como se ve en ella.

Anónimo dijo...

Esta no era la residencia Dodero también?

Verónica dijo...

El año pasado trabaje haciendo delivery en Palermo y en una oportunidad me toco entregar en la embajada de España y me parecio un edificio super imponente, muy lindo!