Relevamiento de la obra del arquitecto Carlos Nordmann para esta red de preservacion y difusion patrimonial de los profesionales que actuaron entre los años 1880 a 1930.
Autor:Fabio Perlin
Contacto:archivoperlin@gmail.com

lunes, 24 de junio de 2013

Arquitecto Carlos Nordmann / Prov. de Buenos Aires / TANDIL / Estancia Bella Vista de Ramón Santamarina / Remodelación (1910)


En 1864 Ramón Santamarina adquiere un campo llamado "Bella Vista" que sería su segunda estancia, pero la única para su vida familiar.Ya casado con Angela Alducín y con dos hijos siguió trabajando para mantener y acrecentar su patrimonio.Ya era dueño de varios solares en el pueblo donde instaló su primer almacén de ramos generales, comprando a la vez una fracción de campo de 1500 hectáreas que conformaría su primitiva estancia a la que bautizó "Dos Hermanos".
Aunque la vida no era fácil en esos lugares expuestos a malones, Santamarina continuó con su obra de colonización, pero con el esfuerzo y el sacrificio también llegó el dolor, falleciendo prematuramente su esposa Angela, muy joven a los 28 años.Su última hija, Maria Elena, también moría muy pequeña años después.
Tiempo más tarde volvería a contraer matrimonio con la sobrina de su fallecida joven esposa, Ana Irazusta, hija de su cuñada y largos años menor que él.De la pareja nacerían trece hijos, de los cuales tres fallecieron en la infancia.Todos vivían juntos en una gran casa de la ciudad.
Para 1875 Santamarina había adquirido terrenos linderos a la estancia Bella Vista, ampliandola y forestando sus campos, plantando gran cantidad de árboles y proyectando caminos circundantes con la idea de construír su casa principal, galpones, casas para los peones y dependencias varias para utilizarla como residencia rural permanente y exclusiva de la familia.
La casona se empezó a construír en 1880, dos años después que Ramón Santamarina y su prole se radicaran en Buenos Aires, en una vivienda de San Telmo en la calle México 726.
Básicamente lo hizo para que sus hijos pudieran seguir estudiando e instalar sus oficinas desde donde administraba sus extensos campos y haciendas.
Bella Vista, nombre que Santamarina no modificó cuando adquirió su primera fracción ya que existía un puesto donde se dominaba un horizonte de sierras que inspiró tal denominación.
La remodelación de esta casona es adjudicada al arquitecto alemán Carlos Nordmann y a la Empresa Constructora local de José Staneck en 1910.
Por la fecha de la obra podriamos estar de acuerdo con esa posibilidad ya que Nordmann nunca conoció a Ramón Santamarina, fallecido en 1904, las construcciones que realizó para la familia fueron producto de las relaciones que mantuvo con su segunda esposa, la mencionada Ana Irazusta, a partir de 1909.En Febrero de ese año fallecía prematuramente el primer hijo, Ramón Santamarina II.


La idea de modernización de la casona responde a que ya había sido expuesta  a varias ampliaciones y cambios de importancia y el antiguo casco necesitaba una nueva fisonomía que englobara en todo su conjunto un estilo definitivo.
De una sola planta rectangular y subsuelo, Nordmann plasmó una arquitectura italianizante de líneas sobrias que se complementan perfectamente con el horizonte tandilense.
Por su frente se destaca una  amplia escalera central de dos tramos opuestos que convergen hacia el suelo, una galeria con columnas jónicas que sostiene un entablamento que en su friso ostenta el nombre del establecimiento, todo ornamentado por modillones, balaustradas y pináculos.
Está proyectada en piano nobile (planta elevada), distribuyendo las cocinas, depósitos, lavadero y habitaciones para el servicio doméstico en una planta semihundida.
Está diseñado radialmente en treinta habitaciones comunicadas entre sí, que se abren independientemente a un corredor oval y el patio interior.La casa dispone de 16 baños, dos comedores, uno para adultos y otro para niños, sala de recibo y escritorio, todo distribuído y decorado con muebles de distintas épocas, cuadros, fotografías y recuerdos.
Lo rodea un frondoso parque, caminos circundantes, fuentes, esculturas, bancos y espacios de descanso, custodiado celosamente por el busto de mármol de Don Ramón Santamarina, el patriarca.
En uno de sus costados se levanta un pequeño pabellón destinado a albergar una de las primeras carretas con que Santamarina empezó a construír su imperio, en una placa puede leerse: "Esta carreta representa el símbolo de la mejor herencia que Don Ramón Santamarina legó a sus hijos; entereza en la dversidad, constancia y honradez en el trabajo y la prosperidad, tolerancia y bondad, dejando de esta manera a sus descendientes un ejemplo a seguír".
Esta estancia estuvo atraves de los años visitada por prestigiosas personalidades y presidentes argentinos como Julio Argentino Roca, José Figueroa Alcorta, Roberto Ortiz y Ramón Castillo.
La propiedad luego de la muerte de Santamarina fue adjudicada a su viuda, Ana Irazusta, que pasaba todos los veranos acompañada de sus hijos y nietos.
A su muerte pasó a formar un condominio de tres de sus hijos, al fallecimiento de éstos, a sus respectivos descendientes que continúan hasta hoy.


Esta foto fue tomada en la estancia Bella Vista en el año 1898. En ella posan para la posteridad el Presidente de la Nación, Gral. Julio Argentino Roca, El Ing. Emilio Mitre, El Cnel. Benito Machado, El Cnel. Capdevila (Jefe de la Policía Nacional) el Ing. White, Marco Avellaneda, Belisario Roldán y el anfitrión, Ramón Santamarina entre otros presentes.